Su esposa lo abandonó y él está criando solo a su hijo con síndrome de Down

Evgeny Anisimov y su esposa supieron que su pequeño Misha tenía la alteración genética cuando nació y ella no quiso hacerse cargo. Pero el padre no se rindió.

Los que tienen la dicha de tener un niño con síndrome de Down saben que conviven con un pequeño ser de luz amable, cariñoso y con una alma bondadosa. Tristemente, muchas personas continúan rechazándolos o tienen miedo de criarlos porque creen que no podrán desarrollarse como cualquier otra persona.


Recuerdo que al enterarme de que mi hijo tenía síndrome de Down, salí del hospital y lloré, pero no por mucho tiempo. Más tarde, sentí un poco de vergüenza por esas lágrimas. En mi vida, después de todo, nada había cambiado. Todavía estaba con dos brazos, dos piernas, mis conocimientos, mi determinación, todo estaba conmigo. Todo sucedió como lo planeé, nació mi hijo. El niño es especial, y yo esto rugiendo aquí, yo quería un hijo y asumo la responsabilidad, yo amo a mi hijo.

Cuando su esposa le dijo que sería padre, el joven estaba feliz y emocionado, y ambos vivieron el embarazo con mucha alegría, fue un embarazo muy esperado y estaban ansiosos por el hijo que venía en camino. incluso organizaron un parto centrado en la familia y, después de largas horas de trabajo de parto, los felices padres escucharon los primeros gritos de su hijo.