Confirmado: El coronavirus no viaja por el aire

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha hecho público el informe Modos de transmisión del virus que causa la COVID-19, donde aclara cómo se transmite y cómo no este patógeno a través del aire y otros medios.

El estudio comienza explicando que las infecciones respiratorias se pueden transmitir a través de gotas de diferentes tamaños: cuando son de un tamaño superior a 5 – 10 micras de diámetro se denominan gotitas respiratorias, y cuando son más pequeñas de 5 µm se llaman núcleos de gotas.

Según las evidencias actuales, el coronavirus se transfiere entre personas a través de las gotitas respiratorias y por vías de contacto, como una superficie. En un análisis de 75.465 casos de COVID-19 realizado en China no se encontró transmisión por el aire.

La transmisión por gotitas ocurre cuando una persona está a menos de un metro de otra que tiene síntomas respiratorios y tose o estornuda
La transmisión de gotitas ocurre cuando una persona está próxima, a menos de un metro, a alguien que tiene síntomas respiratorios (por ejemplo, tos o estornudos). Por tanto, está en riesgo de tener sus mucosas (boca y nariz) o conjuntiva del ojo expuesta a las gotitas respiratorias potencialmente infecciosas.

La transmisión también puede ocurrir a través de fomites (objetos contaminados con el patógeno) en el entorno inmediato alrededor de la persona infectada. Es decir, la transmisión del virus de la COVID-19 puede ocurrir por contacto directo con la persona infectada o indirecto a través de las superficies próximas a ella y los objetos que ha utilizado, como un termómetro o un estetoscopio.

La transferencia aérea es diferente de esa transmisión de gotas, ya que se refiere a la presencia de patógenos dentro del núcleo de las gotas (menores de 5 µm) y que pueden permanecer en el aire durante largos períodos de tiempo y ser transmitidos a distancias mayores de un metro.

Esa transmisión aérea puede ser posible en circunstancias y entornos muy específicos donde se trabaja con procedimientos o tratamientos de soporte donde se generan aerosoles; es decir, intubación endotraqueal, broncoscopia, succión abierta, administración de tratamiento nebulizado, ventilación manual antes de la intubación, girando al paciente a la posición prono, desconectarlo del ventilador, ventilación no invasiva de presión positiva, traqueotomía y reanimación cardiopulmonar.