Saltar al contenido

SEMILLAS ESTA ES LA RAZÓN POR LA QUE DEBERÍAS COMERLAS.

Las semillas de la auyama concentran múltiples elementos que protegen nuestra salud de la diabetes, las enfermedades del corazón.

Destacan sus ácidos grasos omega 3, el magnesio y zinc, tocoferoles y otros antioxidantes. Además, por su alta concentración en nutrientes y fitocompuestos han sido usadas en la medicina tradicional.

¿Cuáles son los beneficios que aporta a la salud?

Para Qué Sirve la Semilla de Auyama? -【Propiedades Curativas】

Las pepitas de calabaza, como las de girasol y otras semillas, son una buena fuente de proteínas, grasas insaturadas, vitaminas, minerales y compuestos bioactivos, que en conjunto brindan diversos beneficios a la salud.

Las pepitas de calabaza son ricas en:

• Magnesio

• Ácidos grasos comúnmente conocidos como omega 3

• Fibra, que benefician la salud cardiovascular, disminuyendo la presión alta, entre otras funciones.

• Zinc siempre y cuando los suelos donde se cultive la calabaza conserven este mineral, que dentro de sus múltiples funciones están fortalecer el sistema inmunológico y el control de la glucosa en sangre.

Otras propiedades que se asocian a las pepitas de calabaza son:

Antioxidante. Por la presencia de tocoferoles, compuestos fenólicos, entre otros compuestos fitoquímicos. Esta acción antioxidante permite contrarrestar la oxidación generada por radicales libres, protegiendo la integridad de nuestras células y con ello previniendo enfermedades como el cáncer, los padecimientos cardiovasculares e incluso la diabetes.

Protector del hígado. Algunos compuestos han mostrado mejorar la salud del hígado. Esto es muy relevante ante una silenciosa epidemia de hígado graso que se vive en nuestro país por el alto consumo de bebidas azucaradas.

Anticancerígenos. Por la capacidad de algunos de sus compuestos para modificar los genes, entre otras funciones relacionadas con los mecanismos de apoptosis.

Protector del hígado. Algunos compuestos han mostrado mejorar la salud del hígado. Esto es muy relevante ante una silenciosa epidemia de hígado graso que se vive en nuestro país por el alto consumo de bebidas azucaradas.

Anticancerígenos. Por la capacidad de algunos de sus compuestos para modificar los genes, entre otras funciones relacionadas con los mecanismos de apoptosis.