Los tests de personalidad permiten a quienes los realizan averiguar características de su forma de ser. A pesar de no contar con validez científica, estos analizan el carácter de quién lo hace, a través de desafíos visuales o de la elección entre varias opciones. Estas son las instrucciones para hacer el test. En este caso, el test propone que la persona elija una taza de té entre las seis opciones que aparecen en la imagen de abajo.

En función de su elección, podrá leer cuáles son las cualidades de su personalidad. Intenta dejarte guiar por tus gustos y preferencias, para que la taza que elijas te represente lo más posible y los resultados sean más certeros. ¿Qué taza elegiste?

Taza número 1: los que eligieron esta tasa tienen un alma tierna y bondadosa, ambas cualidades que demuestran cuándo le dan todo su amor hacia el resto. Saben tanto amar como ser amados, y por eso validan mucho el respeto al prójimo.

Taza número 2: tu cualidad más destacable es la calma, aún cuando las cosas no salen como tenías planeado y parecen salirse de tu control. Tu manera serena de encarar el día a día esparce paz por donde sea que camines, y además sueles evitar los conflictos.

Taza número 3: Si hay dos rasgos que más resaltan en tu persona son la resistencia y la fortaleza. Tu gran capacidad resolutiva te permite manejar correctamente cualquier piedra que pueda aparecerse en tu camino, y difícilmente pierdes o te rindes ante ello. Sigue adelante con esa firmeza.

Taza número 4: Tu notoria intuición te lleva a estar siempre un paso más adelante en las cosas. Esa visión te permite ver más allá de las cosas, por lo que debes usar esa habilidad e instinto. Lo más probable es que este te guíe por un buen camino.

Taza número 5: la taza que elegiste representa el equilibrio. Tanto el interno, como el externo que vigila tu entorno. Dado que la armonía es la materia prima en tu vida, tu naturaleza de mediador suele salir a flote en los momentos turbios donde más se necesita.

Taza número 6: Por donde sea que te miren, tu personalidad irradia optimismo puro. Este es el que te empuja adelante, a enfocarte en lo bueno y soslayar lo malo, y nunca te deja bajar los brazos. Lo más positivo de todos es que no sólo te impulsa a vos a avanzar, sino que todos los que te rodean sienten la misma energía positiva.